04 febrero 2014

{Momma Pola}: ¿Bebé gordito, Bebé sano?


Tengo la mejor mamá del mundo, es tan dedicada y entregada a sus hijas que sólo tengo agradecimiento para con ella. Desde que mi bebé nació la he visto apoyarme en todo, pero luchando para no entrometerse mucho. Lo sé, es duro para ella. No opinar a veces es complicado, sobre todo cuando tienes algo atragantado que quiere salir a mil. El tema de la alimentación es una de esos puntos en los que no concordamos y en los que le cuesta más contenerse. Pero creo que es complicado para todas las mamitas de su generación. Porque para ellas, bebé re-gordito, es bebé sano y yo no le copio a eso.

Así es, para las mamás de esa generación y para muchas de sus hijas, bebé que coma de todo desde antes de los seis meses es orgullo de la casa, bebé que tome la más costosa leche de pote es el mejor alimentado. “Vamos, póngale salesita para que le guste más y coma más”, “Ay que dolor, míralo tiene hambre, dale de esa galletica, mira te la está quitando, pobresito”, “¿Y el niño sólo come pecho? pero está pasando hambre. ¡Si lo van a tener pasando hambre, no me inviten más!” son algunas de las frases que he oído de algunas mujeres con el mismo pensamiento.

A pesar de no ser muy dada a opinar en cuestiones de hijos ajenos, he decidido escribir esta entrada, porque las que tenemos mi forma de alimentar, casi nunca se nos escucha la voz. Sin embargo, siempre recibimos de las que piensan diferente a nosotros, el millón de comentarios y consejos que nunca hemos pedido. Así que entonces, lo voy a gritar: Desde que empecé en esto de ser mamá me pregunto: ¿Por qué será que dar pecho se ha convertido en lo raro? ¿Lo antinatural? Tanto que tenemos que escondernos para hacerlo – ya ni hablar de la polémica que hace poco se armó por la modelo que salió en una foto amamantando a su hijo – La verdad es que no siento que soy la loca de la leche materna, soy normalita. Alimenté con leche materna exclusiva hasta los seis meses y complementaria hasta los diez. ¡Y no me avergüenzo, estoy orgullosa! No creo que los bebés tengan que comer con sal o azúcar tan chicos. ¿Por qué van a extrañar algo qué nunca han probado? ¿Por qué ese afán de darles solidos, cuando su estomaguito está aprendiendo a funcionar? ¿Quién les dijo que su forma de alimentar es mejor que la nuestra?

Hablando con mi pediatra, hombre sabio con el que se puede hablar mucho, (Y que merece una entrada para él solo) me explicaba que hace como unos 20 años, entró, así como entra la tendencia de pantalones acampanados, la moda de preferir alimentar a tu hijo con leche de pote. Por supuesto, muchas empresas apoyaron esta “moda” y se llenaron los bolsillos. Entonces, muchas mamitas seguramente presionadas por esta y muchas más razones, empezaron a dejar de amamantar y las abuelitas felices seguían complementando con sus arepitas, sus frijolitos, sus pajarillas antes de los seis meses. El resultado, la dicha de todos: bebés llenos de rollitos y gorditos…Y entonces, sale a relucir la otra pregunta que tengo desde que soy mamá, ¿por qué los bebés con rollitos son sinónimo de bonitos, tiernos o curiosos? Sinceramente me gustaría entender, porque respeto mucho las opiniones de cualquier mamá, pero admito que cuando veo un bebé tan rellenito que le cuesta sentarse o gatear, solo puedo pensar en las enfermedades asociadas a la presión, a la azúcar, a la piel, entre tantas otras que le vendrán por haberse comido la presita de pollo o el huevo antes de cumplir los seis meses.

A mis preguntas como ¿Quién les dijo que su forma de criar es mejor que la nuestra?. Las mamás de esa generación tienen respuesta: “Así alimenté a mis cuatro hijos y todos están muy bien”… pufff La verdad no estoy tan segura de eso, creo que la alimentación temprana es la causante de tantas enfermedades hoy en día, la tendencia a la obesidad, y al aumento de malas prácticas alimenticias que han perjudicado mucho al ser humano, pero no me extenderé en esto, porque sinceramente como lo he dicho antes, no me gusta opinar en los hijos ajenos y respeto mucho la labor de cada mamá. 

Esta entrada no es una critica a la leche de pote, tengo muchas amigas que soñaban con dar pecho y no podían porque no se los permitía su trabajo ó porque estaban enfermas y otras que simplemente no querían, entonces alimentaron a sus hijos con leche de pote exclusiva y luego de los seis meses empezaron a introducir adecuadamente los alimentos. Hoy tienen hijos sanos o por lo menos con hábitos alimenticios normales. Tampoco es una entrada para criticar el ser gordo, Salvador mi hijo, no tomó ni agua hasta sus seis meses, sólo mi leche y en sus visitas de control de crecimiento siempre pesó y midió lo que debía tener un niño con tres meses más a lo qué él tenía. En realidad esta entrada es un llamado a dejar de creer que nuestra forma de criar o de pensar es absoluta, la única que vale, que podemos burlarnos o menospreciar las propuestas de otras mamás que ven el mundo de una forma diferente. Sólo creo que es bueno seguir tu instinto, leer, estar siempre en la búsqueda y no convencernos que todo es un dogma y por eso debemos perpetuarlo.

1 comentario :

  1. oh si! yo tengo dos flaquitos cachetones sanos, y nunca necesitamos leches "de pote" ni antes ni despues de los 6 meses, afortunadamente he sido una momma lechera, pero ya empezamos la AC (alimentaciòn complementaria) con benji y el si que quiere probarlo todo, pero vamos poco a poco :)

    ResponderEliminar

Real Time Web Analytics